La Acupuntura, junto con otros aspectos de la Medicina Tradicional China como la suplementación energética, la dietética china, el masaje Tui Na y el Chi Kung (Qigong), es eficaz en aliviar múltiples problemas de salud.

 Se aplica con mayor frecuencia en:

  • Aparato digestivo: estreñimiento, diarrea, vómitos, malas digestiones y pesadez.
  • Trastornos emocionales: tabaquismo, ansiedad, depresión, irritabilidad, preocupación o reflexión excesiva, miedos.
  • Aparato músculo-esquelético: dolores de la columna, de rodillas, de hombros y otras articulaciones, contracturas musculares, lesiones deportivas, problemas de movilidad.
  • Ginecología y aparato genito-urinario: Reglas dolorosas, tensión premenstrual y otros problemas de la mujer; micción difícil, cuestiones de fertilidad femenina y masculina.
  • Aparato respiratorio: “golpe de viento”, astenia primaveral, mucosidad abundante, tos y otros problemas respiratorios.
  • Medicina Tradicional China y Sistema Nervioso: La esencia de la Medicina Tradicional China es el equilibrio, la armonía entre Yin y Yang, y la libre circulación de las energías y líquidos del cuerpo. Un bloqueo energético o desequilibrio puede presentarse en el paciente neurológico y la acupuntura y las otras técnicas de la MTC ( Medicina Tradicional China) puede ayudar a reestablecer un equilibrio saludable.

 Un ejemplo de un análisis de estudios sobre el efecto de la acupuntura sobre el cerebro es:

La acupuntura moderna combina los conocimientos tradicionales con descubrimientos de la ciencia moderna, y utiliza tecnología nueva como la estimulación de los puntos mediante láser, electricidad o magnetismo.