La logopedia trata las perturbaciones del habla, del lenguaje y de la comunicación.Desde un retraso simple en el desarrollo de los mismos, o como síntomas asociados a una afección neurológica (daño cerebral, parálisis cerebral, esclerosis múltiple,etc) donde pueden estar implicadas además otras funciones cognitivas como la atención o la memoria. Su área de actuación abarca desde la población infantil, adolescente y adulta hasta la tercera edad.

Desde el punto de vista miofuncional, la logopedia procura restablecer la función en problemas de deglución, masticación, oclusión, cierre labial, respiración y articulación, mediante ejercicios de coordinación y equilibrio del sistema muscular orofacial previniendo así alteraciones del habla la voz y la deglución.

 

La ciencia ha evidenciado como la música potencia el desarrollo cerebral en los niños y desde hace tiempo padres y madres la incluyen como una parte importante de la educación. Investigando la capacidad que tiene la música para estimular nuestro cerebro se ha descubierto que las personas que no pueden utilizar el lenguaje después de haber sufrido un daño cerebral, llegan a poder construir frases después de utilizar terapéuticamente el canto en sus sesiones de logopedia. De esta manera, cantar se convierte en una terapia eficaz contra la afasia, término técnico con el que se conoce esta discapacidad. A los pacientes incluso se les anima a seguir el ritmo con las manos o golpeando para hacer aún más eficaz la terapia. Todo esto es posible porque la parte del cerebro que controla el lenguaje y la capacidad de cantar están localizadas en áreas diferentes. La música también facilita la lectura y es un medio para estimular partes del cerebro que de otra manera no podrían ser estimuladas.